El Damo de Compañía

03/02/2021

Por: Rodrigo Barranco Déctor

Medellín de Bravo, Ver. Suenan los tambores de guerra en Alvarado. Diversos políticos de esa ciudad conurbada con Boca del Río alzan la mano para suceder a Bogar Ruiz Rosas en la alcaldía, pero, uno en particular llamó la atención del llamado circulo rojo en el estado de Veracruz.

Se trata de Jaime Abel Tiburcio Herrera, hijo de Jaime Abel Tiburcio Rosas, señor que hasta hace unos ocho meses trabajaba como secretario del ayuntamiento y que es dirigente del sindicato de transportistas materialistas de esa ciudad y de Medellín de Bravo.

Sin embargo, ser un junior no es el único mérito que tiene el joven para aspirar a la presidencia municipal, también es impulsado por su amigo, Zenyazen Escobar García, secretario de educación de Veracruz (SEV).

Lejos de ser su guardaespaldas, como muchos medios anotaron hace unos días, Abel, apodado El Tiburón, es compañero de la lucha magisterial del ahora poderoso funcionario.

Son tan cercanos que en los últimos tres años se la han pasado juntos, inseparables, y ese es el verdadero motivo de que Herrera despegara los pies del suelo y comenzara a soñar con ser el edil de su ciudad natal arropado por Morena.

En una investigación realizada en los portales de transparencia por este servidor resulta que él está registrado como maestro normalista de Educación Física Foráneo desde el 2015 en la SEV.

Sin embargo, también tiene una hora en un plantel de la Secretaría de Educación Pública (SEP), que lo mantiene ahí con un precario salario de apenas 500 pesos al mes, pero con todas las prestaciones y bondades que ofrece la federación a sus burócratas.

Respecto de sus ingresos en la Secretaría de Educación de Veracruz ha tenido un próspero avance desde que llegó su amigo, Zenyazen Escobar, con un modesto, pero significativo aumento salarial sin estar al frente de los alumnos.

Según la plantilla que es pública, Tiburcio ganaba en el periodo 2015-2017 la cantidad de poco más de 9 mil pesos, pero ya en 2018, le aumentaron una piscacha hasta que alcanzó los 13 mil pesos.

Un año más tarde, en el 2020, su ingreso en la SEV ya alcanza casi los 16 mil pesos mensuales, casi el doble de lo que ganaba antes de la llegada de la Cuarta Transformación, sin duda, un progreso envidiable por miles de maestros que nada más no alcanzan ni plaza fija con décadas en las aulas.

El detalle más importante es que en los dos últimos años, Jaime Abel Tiburcio Herrera se ha dedicado a ser el Damo de Compañía de Zenyazen, y esto lo pueden constatar en la Plataforma Nacional de Transparencia.

En dicho apartado aparecen los gastos de viáticos, recurrentes, que la Oficialía de la secretaría paga al joven. En la descripción de la comisión para justificar el pago de esas facturas siempre es la misma encomienda: “acompañar al secretario…” Al tal o cual lugar, es decir, le pagamos para que Escpbar no se sienta solo en sus giras.

Esas son las tablas del que parece ser el aspirante más reconocido de Morena para la alcaldía de Alvarado, sin embargo, la última palabra la tendrá el actual presidente municipal, Bogar Ruiz Rosas, que todavía analiza el tema de la alianza de su partido, el Verde Ecologista con Morena.

Lo cierto es que, en ese contexto, el maestro de educación física tiene una ventaja, que el actual munícipe prefiere jugar con quien sea con tal de que no gane Tavo Ruiz, que ya se inscribió como precandidato del PAN.

Guerra en Veracruz

Los reflectores están sobre la guerra civil que tendrá el PAN en la ciudad de Veracruz el 14 de febrero, cuando la militancia decida quién será el candidato a la alcaldía del puerto.

Tanto la gente de Miguel Ángel Yunes Márquez, como la de Bingen Rementería Molina, deben de estar muy alertas puesto que desde Xalapa han girado la orden de estar muy al pendiente de lo que sucede al interior.

Si acaso un grito, una mentada, un empujón, dentro de la contienda, podría ser detonante de un fuerte operativo de la Policía Estatal para reventar el evento con el pretexto de algún disturbio.

Otra civil war es la que tiene la candidata natural por el distrito, Anilú Ingram Vallines con la exalcaldesa, Carolina Gudiño Corro, que quiere ser ahora ella la abanderada por la diputación impulsada por una mano negra desde la Ciudad de México.

Y es que cuenta la fuente que la actual legisladora federal está que trina por el camino recorrido y siente un completo abuso que de buenas a primeras aparezca la expresidenta a tomar algo que siente que le pertenece. Mi Twitter: @rodrigo_dector

 


Opinión
" Opinión / Ivan"

Perfilando Santiago Tuxtla, señales políticas

02/07/2021 Por Iván Calderón Contrario a lo que ha sucedido…

-Leer mas
" Opinión / Rodrigo"

El rival a modo

17/02/2021 Por: Rodrigo Barranco Déctor Medellín de Bravo, Ver. El…

-Leer mas
" Opinión / Ignacio"

Chapulines políticos Tavito Busca Chambas Demonios sueltos

11/02/2021 Pluma Prieta  Ignacio Alvarez  Cómo cada elección, la de…

-Leer mas
" Opinión / Eduardo"

Aquí Entre Nos... Si Otatitlán pudo, Tlacotalpan ¿por qué no?

30/11/2020 -Urge que gobierno estatal intervenga para la restauración integral…

-Leer mas