Dejan en libertad a jóvenes levantados en estudio de tatuajes en Orizaba

08/04/2021

Veracruz, Ver. Cuatro de los siete detenidos por supuestos ultrajes a la autoridad el pasado 30 de marzo en Orizaba fueron dejados en libertad por un juez que no encontró motivos para vincularlos a proceso por el delito de ultrajes a la autoridad.

Los detenidos son parte de un grupo de personas que habían sido reportados como desaparecidos por sus familiares luego de converger en un estudio de tatuajes de la calle Madero Norte, de ese Pueblo Mágico, en la llamada zona de las Altas Montañas en el estado de Veracruz.

Desde el principio, sus conocidos aseguraban que los jóvenes y un adulto mayor que entregaba comida a domicilio habían sido levantados por sujetos armados en el local del centro de Orizaba.

Sin embargo, las autoridades, incluyendo el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, los señalaron de cometer conductas ilícitas, lo que derivó en su detención en una carretera vecinal de Fortín de las Flores.

Esa noche del 30 de marzo, sumaron un total de ocho personas desaparecidas que, un día después aparecieron en las instalaciones del Mando Único de Córdoba ya como detenidos y presentados ante la Fiscalía General.

El primero en salir fue un menor de edad, un muchacho de 17 años, al que no le imputaron ningún delito, sin embargo, su hermano, Raúl Moisés quedó dentro de los detenidos.

Abigail, hermana de ambos jóvenes, integrante de la agrupación ONEA México, emprendió una protesta en calles y en redes sociales para denunciar que sus hermanos eran inocentes y que su único pecado fue acudir a hacerse un tatuaje esa tarde al estudio en donde ingresaron personas armadas.

Raúl Moisés es uno de los cuatro liberados junto a Adriana Navarro. La jovencita trabaja en un local cercano al negocio de tatuajes y su hermana, que llegó al lugar de los hechos minutos después de que se reportó su desaparición, dijo que ella había ido solo a retocarse un tatuaje cuando el comando se la llevó.

La tercera en salir fue Itzel Moreno, otra joven que fue reportada por sus padres como desaparecida ese 30 de marzo, luego de que salió de su casa a comprar suministros.

El último en recobrar su libertad fue Gonzalo García, un adulto mayor de 60 años que se presume sólo fue a entregar unas órdenes de comida al taller.

Pese a que testimonios coinciden que los cuatro estaban en el local de tatuajes de Orizaba cuando se los llevaron, las autoridades les achacan un ataque con piedras a policías del estado en Fortín de las Flores.

Quedan detenidos todavía dos personas más: el tatuador que estaba trabajando ese día y otro sujeto del cual no se conocen más información.

 


Opinión
" Opinión / Rodrigo"

El rival a modo

17/02/2021 Por: Rodrigo Barranco Déctor Medellín de Bravo, Ver. El…

-Leer mas
" Opinión / Ivan"

Estalla escándalo por fraude con financieras a los trabajadores de la salud

11/02/2021 *La desesperación en el búnker Por: Rodrigo Barranco Déctor…

-Leer mas
" Opinión / Ignacio"

Chapulines políticos Tavito Busca Chambas Demonios sueltos

11/02/2021 Pluma Prieta  Ignacio Alvarez  Cómo cada elección, la de…

-Leer mas
" Opinión / Eduardo"

Aquí Entre Nos... Si Otatitlán pudo, Tlacotalpan ¿por qué no?

30/11/2020 -Urge que gobierno estatal intervenga para la restauración integral…

-Leer mas