"Tuvimos que pedir, sí es cierto, unos créditos cortos”, admite gobernador, Cuitláhuac García

Ángeles González Ceballos

Xalapa, Ver 

 

El déficit anual de la administración estatal es de más de 6 mil millones de pesos, sin embargo, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez dijo que decidió pedir préstamos a corto plazo con la finalidad de que los trabajadores tuvieran sus prestaciones de fin de año.

 

En entrevista para RTV, culpó que las administraciones pasadas heredaron una deuda formal ante instituciones bancarias por la que anualmente pagan de entre 5 y hasta 6 mil millones de pesos de intereses y muy poco de pago a capital.

 

Pero además, existe otra deuda que también dejaron "enterradas", por lo que no es tan sencillo librarse de esos problemas financieros, pero gracias a su programa de austeridad han cumplido con los pagos de capital.

 

Aseguró que su gobierno tiene liquidez para pagar sus compromisos.

 

Recalcó que gracias a las medidas que tomaron desde el inicio de su gestión han podido pagar salarios, prestaciones, pensiones, bonos, entre otros y aunque han tenido que pedir préstamos, éstos han sido cortos, pagaderos a un año.

 

"Tuvimos que pedir, sí es cierto, unos créditos cortos que se pagan en un año. El que pedimos enterando, en diciembre de 2018, lo pagamos antes de que terminara el año y el que pedimos en diciembre de 2019, lo pagamos entrando febrero, nos líbranos de eso. ¿Por qué este problema?, porque nos dejaron un déficit de más de 6 mil millones de pesos que año con año se tiene que afrontar", indicó.


Opinión
" Opinión / Ignacio"

PLUMA NEGRA Ignacio Alvarez

Alerta máxima en La Gloria   Maquillan presupuesto de OPLE…

-Leer mas
" Opinión / Ivan"

Perfilando Cuitláhuac en Catemaco

* Ortega, MORENO * ¡Ayúdenlo! Por Iván Calderón Al parecer…

-Leer mas
" Opinión / Christian"

Columna: Cerraron a lo penitente

17/09/2020 Por Don Llévelo Al día de hoy y con…

-Leer mas
" Opinión / Titan"

Columna Contracomunis de esta semana: De Bejarano y Pío ¿a Javier Duarte?

24/08/2020 Por Miguel Polanco* Ya no queda duda: después de…

-Leer mas