Columna: Pájaros en el Alambre El brazo armado de la secretaría de gobierno

Por: Rodrigo Barranco Déctor

Medellín de Bravo, Ver. A principios de diciembre del 2019, cuando Cándido Canseco disputaba vía legal la dirigencia del sindicato Nacional Unidad y Progreso de la empresa Tenaris Tamsa, un grupo armado entró a una de sus propiedades para llevárselo, eran agentes de la Policía Ministerial que le validaron una orden de aprehensión en su contra por participar en una pelea con disidentes, dos años antes.

Durante 2017, el trabajador de Tenaris había apoyado con toda su fuerza militante al excandidato a gobernador, Miguel Ángel Yunes Márquez, además, siempre que podía presumía su cercanía con el entonces gobernador y padre del aspirante, Miguel Ángel Yunes Linares.

Aunque el sindicato siempre tuvo una simpatía por el PRI, Canseco invitó a los trabajadores a virar al PAN, aprovechando que Pascual Lagunes estaba detenido desde mayo de ese 2017, en plena época electoral, acusado de alentar el homicidio de los dos obreros, en la pelea, afuera del auditorio “PLO”, en donde hubo varios heridos de bala incluyendo un periodista que cubrió el hecho.

Durante los seis días que estuvo tras las rejas, algo cambió en Cándido. Pasó de la plena desgracia a una serie de situaciones, en apariencia fortuitas, que hoy lo tienen como el máximo líder del sindicato más poderoso del puerto de Veracruz.

El 12 de diciembre de 2019, el meritito día de la Virgen de Guadalupe, de manera milagrosa, un juez determinó que no tenía pruebas para acusarlo del doble homicidio de las víctimas de aquel fatídico marzo, pese a que testigos lo señalaban de encabezar la revuelta contra la disidencia que había contra Pascual Lagunes.

Su salida de prisión no es el único golpe de suerte que ha tenido en los últimos meses, pues justo en esos momentos, mantenían una disputa legal con su ex gurú, que también ya estaba en libertad.

Como por arte de magia, en febrero de este 2020, la secretaría de Trabajo dio la razón a Canseco y le dio la venía completa para ser el jefe máximo del sindicato Nacional Unidad y Progreso.

El respaldo fue tal que, hasta la misma secretaria, Luz María Alcalde Luján, le reconoció por medio de su cuenta personal de Twitter, con lo que quedaba más que claro que la orden de hacer a un lado a Pascual Lagunes llegó de muy arriba.

Quedó en el pasado el enfrentamiento de marzo del 2017, las dos personas que murieron ese día y la serie de señalamientos de irregularidades en la elección interna, ahora, todo se ha legalizado dentro de la fábrica de tubos más grande de Latinoamérica.

Parece que los puntos cardinales se alinearon en favor de Canseco, tanto que ha buscado la redención política con los actuales residentes del Palacio de Gobierno en Xalapa.

En el olvido quedó para Cándido los días en que ondeaba banderas del PAN, ayer, modoso, por momentos agachado, acudió a visitar al secretario de gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos, con quien charló junto a toda la estructura laboral de Tamsa.

Seguro es mera coincidencia que la Fiscalía General del Estado y el Poder Judicial del Estado no le encontraron culpabilidad alguna al líder obrero en aquella guerra callejera. Seguro que nada tiene que ver que la columna vertebral tamsera siempre ha servido de manera electoral al gobierno en turno. Y seguro que en nada cambió los ideales del ahora líder gremial durante su detención por parte de la FGE. Twitter: @rodrigo_dector 


Opinión
" Opinión / Eduardo"

Aquí Entre Nos... El futuro de Cuenca

*Fernando Leon visión y un buen porvenir para Tres Valles…

-Leer mas
" Opinión / Rodrigo"

Médicos cubanos ¿De vacaciones o la salvación en Veracruz? Columna: Pájaros en el Alambre

Rodrigo Barranco Déctor Veracruz, Ver. El ayuntamiento de Minatitlán anunció…

-Leer mas
" Opinión / Ivan"

Perfilando ¡Dos directoras en los TEBAEV!

* Duelo de Sub Secretarios Por Iván Calderón   Resulta…

-Leer mas
" Opinión / Luis"

Caso Tierra Blanca: La crónica... "La cadencia callejera" en el lugar equivocado

Por. José Luis Cruz Salazar   Eran las 10:35 en…

-Leer mas